Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘el internado’

Temporada 5
9
43
9,29
6
40
9,41
5
39
9,25
4
38
9,12
3
37
9,23
2
36
9,06
Temporada 4
10
33
8,54
9
32
8,95
8
31
8,81
7
30
8,71
5
28
8,97
4
27
9,01
2
25
9,16
1
24
9,01
Temporada 3
9
23
9,00
5
19
8,88
2
16
8,45
1
15
9,04
Temporada 2
8
14
8,95
6
12
8,71
4
10
8,95
3
09
8,94
Temporada 1
3
03
8,69
Anuncios

Read Full Post »

Read Full Post »

Dejó Cuba, país que la vio nacer hace 19 años, para cumplir su sueño de triunfar en el mundo de la interpretación. Su éxito en la serie “El internado” es buena prueba de que el sueño empieza a ser realidad.
Tiene sólo 19 años, pero es toda una mujer. Ana de Armas dejó a su familia, amigos y hasta a su amor en su Cuba natal –donde ha pasado las vacaciones de Navidad y donde se queda hasta el día 25– para cumplir el sueño de ser actriz.
Lo ha conseguido y ha demostrado en nuestro país que sabe hacer su trabajo, y muy bien. Con tres películas y con la serie “El internado” (Antena 3) –que concluyó la semana pasada pero que regresa con nueva temporada en primavera– ha comenzado una carrera difícil de parar.
Se emociona cuando habla de su tierra y se le pone cara de enamorada cuando relata su historia de amor con Antuán, un músico cubano que no comprendió que dejara la isla para ser actriz. Ella dice que aún lo quiere. Que está enamorada de él.
-¿Por qué “El internado” ha enganchado tanto a la gente?
-Por los actores y porque tiene una magia especial, muy diferente a otras cosas que se han hecho.
-¿Cuál fue tu impresión cuando el guión llegó a tus manos?-
Me lo dieron cuando hice la prueba para Luis San Narciso y dijo: “Traed el guión que es ella”. Fue un auténtico flechazo. Me emocioné mucho, no me esperaba que me eligieran. Cuando leí la historia me encantó.
-¿Qué tal ambiente tenéis?
-Muy bueno, aunque se nota el estrés, el cansancio. Cuando grabamos, llegamos a estar doce horas trabajando. “El internado” –cuyas grabaciones se retoman en febrero– es ya mi primera casa.
-¿Te has hecho muy amiga de Elena Furiase?
-Somos uña y carne. Nos hemos conocido en la serie. Elena se deja querer, porque es cariñosa y sabe escuchar. Tiene una familia maravillosa. He escuchado muchas historias de su abuela, Lola Flores, y viendo cómo trata la gente a Elena sólo por ser nieta de Lola me imagino lo que fue esa mujer.
-¿Qué tiene Carolina, tu personaje?
-Es romántica y valiente, como yo.
-¿Fuiste valiente al dejar Cuba?
-Sí. Me costó mucho dejar Cuba porque me encanta mi país.
-¿Qué tal la Navidad en tu país?
-Muy bien. En Fin de Año organizamos un fiestón mis amigos, mi familia y yo. Además, me llevé unos capítulos de la serie y a todos les ha encantado.
En la rueda de prensa para presentar la serie te pusiste a llorar delante de todo el mundo, ¿por qué?
-Me emocioné mucho porque iba a verse todo el trabajo que habíamos hecho. Un día escuché una frase: “Uno valora su éxito cuando lo compara con lo que ha perdido”, y yo siento que me he alejado de mi familia y de todo por mi trabajo.
-¿Eres cariñosa, como tu personaje?
-Soy demasiado cariñosa.
-¿Al final, Carolina con quién va a quedarse, con Iván (Yon González) o con Marcos (Martín Rivas)?
-No lo sé. Yo creo que con tanto lío al final va a quedarse sin ninguno. De momento, yo creo que con Iván, porque Marcos está desviándose a otra cosa.
-Se rumorea que estás manteniendo un relación con Martín Rivas.
-¿Cómo? ¿En la vida real? No, para nada. Me da la risa porque nos llevamos muy bien. Ya está.
-Yon González y Martín Rivas viven juntos, ¿Elena y tú no os habéis planteado hacer lo mismo?
-Una vez hablamos sobre irnos a vivir juntos los cuatro y dije que no, porque a la semana me habría tirado por el balcón. Pasamos mucho tiempo juntos, no sólo en el trabajo, sino los fines de semana. Sería agobiante vivir juntos. Con Elena sí podría vivir, y a lo mejor con Yon también, por conveniencia, porque es una estrella en la cocina y yo no sé cocinar.
-¿Eres buena estudiante?
-No tengo paciencia. En la escuela me sentaban en la última mesa para que detrás estuviera la pared y así estar de frente.
-¿Te has adaptado bien a España?
-Sí. Estuve un tiempo compartiendo piso y ahora vivo sola.
-¿Cuál es tu sueño? ¿Un Goya?
-Es que nunca lo he preguntado, pero ¿a las actrices que no somos españolas nos dan Goyas?
-Sí, si la película es española.
-Pues entonces ganar un Goya. Y también un Oscar.
-¿Has tenido muchos novios en tu corta vida?
-Importantes, dos. Estuve con un bailarín dos años, pero éramos muy jóvenes y fueron dos años de tortura. Y luego con Antuán, el músico, pero lo dejamos cuando se enteró de que me venía a España.
-¿Cómo se lo dijiste?
-Lo dedujo cuando empezó a entender mis planes.
-¿Te costó?
-A él mucho, y yo me moría. De hecho, cuando estuve en agosto le pedí que siguiéramos siendo novios porque lo quiero. Estoy enamorada, pero él no puede soportar que yo sea actriz. Ahora lo he visto en Cuba, pero seguimos igual, no hemos vuelto.

Read Full Post »

Entrevista a…..Martín Rivas (Marcos)

Martíño Rivas se ha convertido en escasos días, en una de las personas más solicitadas. Amable, educado, divertido y, sobre todo, con las ideas muy claras. Así es Martíño Rivas, hijo del reconocido periodista, novelista, ensayista y poeta Manuel Rivas.

Siendo tan sólo un niño participaste en la serie ‘Mareas vivas’ de TVG. ¿Cómo fue ese primer contacto con las cámaras?
Hice ‘Mareas vivas’ con 12 años, fue sólo una experiencia, en ningún momento pensé que algún día podría dedicarme o llegar a vivir de la interpretación. De pequeño, entre otras cosas, quería ser director de cine. Me gusta mucho el cine. Cuando entré en la facultad para estudiar Comunicación Audiovisual me indicaron que para dar indicaciones a los actores, para saber leer bien una secuencia, para darle ritmo a un rodaje… para tener criterios de todo eso era importante que tuviese nociones de interpretación. Fue en ese momento cuando decidí apuntarme a una escuela de teatro en Santiago de Compostela (Espacio Aberto). Me tiré ahí 4 años y al final se me quitó la idea de dirigir y ahora le he cogido el gusto a la interpretación.

¿Cómo entraste en ‘Mareas vivas’?
Se hizo un cásting y, aunque en principio no tenía pensado acudir, finalmente me presenté. Ni siquiera me dieron una separata, simplemente me pidieron que contase alguna anécdota. Más tarde me llamaron para otro cásting, me dieron una separata… el procedimiento habitual. A los pocos días, me llamaron para decirme que me habían seleccionado.

Hasta ahora habías compaginado la interpretación con los estudios. ¿Has acabado la carrera o te queda algo pendiente?
Me queda el segundo cuatrimestre del último curso. Me examiné hasta febrero de este año y luego me vine a Madrid para empezar con la serie. Estoy matriculado en la universidad de Santiago de Compostela.

Te presentan como una de las más firmes promesas en el actual panorama de la interpretación española. ¿Te sientes abrumado?
Debo de tener a la gente demasiado engañada (risas). La formación que tengo es teatral, por lo tanto, realmente no eres consciente de cómo te ve el resto de la gente. En televisión he hecho ‘Mareas vivas’, que lo tengo muy lejano en el tiempo; ‘Maridos e Mulleres, una serie que hice hace dos años en Galicia de la que grabamos 26 capítulos y tan sólo se emitieron 3; y luego lo que he hecho en ‘SMS’, que han sido 5 capítulos en un formato diferente, de 20 minutos. Estoy a la expectativa, a la espera, de que se emitan más capítulos de ‘El internado’ para conocer su evolución y conocer en qué acaba todo ésto.

¿Has notado mucha diferencia a la hora de trabajar en una serie u otra?
Yo creo que no depende tanto de dónde se grabe la serie. Aparte del idioma, lo que varía es el sistema de producción. Las condiciones de trabajo que estamos teniendo en ‘El internado’ son excelentes. Para grabar el primer capítulo nos hemos tirado casi un mes y trabajar así es muy fácil. Sin embargo, en ‘SMS’ el ritmo era muchísmo más acelerado, otro horario, otra duración…

¿Cómo te llegó la oportunidad de interpretar al personaje de Marcos?
Hice varias pruebas para un cásting de Globomedia el pasado verano. Salí muy contento. Me cogieron y me llamaron para hacer ‘SMS’. Les debí gustar y por eso han repetido conmigo (risas).

En ‘El internado’ de Antena 3 no podías estar mejor acompañado… ¿Qué tal se lleva trabajar al lado de actores de la talla de Luis Merlo, Natalia Millán o Amparo Baró?
Además de ser gente muy agradable, es muy fácil trabajar con ellos. Para que una secuencia salga bien, tu compañero tiene que estar bien, es decir, esto es un partido de tenis, tú le pasas la pelota y el otro te la devuelve a tí, si el otro la saca del estadio o la deja en la red la secuencia no va a salir bien. Hay que trabajar para el otro actor. Lo más destacable es lo tremendamente generosos que son a la hora de trabajar. La gente cuanto mejor es, también lo es en humildad. Es una maravilla trabajar con ellos.

¿Y el trabajo con Luis Merlo?
Luis, en concreto, es el actor más generoso que he conocido jamás. Es hasta el momento con el que más escenas he rodado. No te impone nada, él te sugiere, te aconseja, te guía… Todo lo que te dice es muy valioso. Procuro pegarme a él a ver si se me pega algo, ¿no? (risas).

‘El internado’ es una de esas grandes producciones que muy de vez en cuando aparecen en pantalla. ¿Qué tal es el rodaje?
Son muchas horas. A veces tienes la sensación de que la historia no avanza. ‘SMS’ y ‘Maridos e mulleres’ tenían un formato tipo sit-com, todo se desarrollaba en plató y a un ritmo muy acelerado. Yo he llegado a hacer en Galicia hasta 19 secuencias en un sóllo dia, cuando en ‘El internado’ para todo el equipo no se planifican más de 5 o 6 para toda la jornada. Se repite muchísimo, hay que repetir las secuencias muchas veces porque se graban muchos tiros de cámara. Luego cuando lo ves en pantalla te quedas impresionado, y es que nada tiene que ver con la imágen que te estabas creando en la cabeza en el momento en el que grababas esa misma secuencia.

¿Como se desarrolla el rodaje?
Primero se empieza con los planos generales, luego se va a planos cortos, luego grabamos con la steady cam. Casi todas las secuencias se graban también con steady, lo que le otorga a las imágenes una estética, unos movimientos de cámara que permite crear esa sensación de miedo o terror que se pretende conseguir.

Ya hemos podido comprobar que ‘El internado’ cuenta con muchos exteriores…
Muchísmos exteriores y la mayoría de ellos de noche, en un bosque. Hace frío, son muchas horas, pero vale la pena porque lo que más tarde ves en pantalla es un trabajo magnífico.

¿Dónde se rueda la serie?
Lo que se graba en plató lo hacemos en Globomedia y la mayoría de exteriores están rodados en los jardines de la Universidad Antonio Nebrija de Torrelodones (Madrid).

¿Cómo definirías a tu personaje?
Marcos es un adolescente de 16 años que ha vivido un trauma muy grande. En verano sus padres se marchan de vacaciones y su barco naufraga. Pero sus cuerpos no aparecen. Tres meses después se les da por muertos, a pesar de no haber una prueba material. Marcos se queda al cuidado de su hermana pequeña que tiene 6 años. El mundo entero se le viene encima y, por si fuera poco, se ve en la necesidad de empezar de cero. Marcos juega al rol del bueno dentro del grupo de adolescentes. Es una persona sensata, educada y coherente.

Tras el estreno del primer capítulo tu nombre se ha convertido en uno de los más buscados en internet. ¿Qué te parece que de la noche a la mañana todo el mundo quiera saber de ti?
Yo esa percepción no la tengo aún. La gente no me reconoce por la calle, no estoy notando ese cambio. Lo que ha sido una experiencia nueva ha sido el hecho de haber dejado la Facultad y las clases de teatro y estar currando todos los días. El día del estreno me bombardearon con mensajes y llamadas al móvil, pero poco más. No me ha cambiado la vida radicalmente.

¿El rodaje ya te deja tiempo para el ocio?
La verdad es que de momento tiempo libre muy poquito. El suficiente para dormir.

¿Fue dificil marcharte a Madrid?
No, porque yo soy feliz. Cuando suena el despertador por la mañana salto de la cama con una sonrisa. Antes, para ir a la Universidad, me era imposible. Estoy bien en Madrid porque tengo un trabajo, si no lo tuviera tal vez la situación fuese diferente.

¿Soñaste alguna vez con una oportunidad como la que te ha brindado Globomedia?
Nunca había pensado en ésto. Si te digo la verdad, a mí me encanta lo que hago, ya sea grabando una serie como ‘El internado’ o ensayando en una habitación vacía con mi compañero un texto de teatro que hemos cogido de una biblioteca pública. Disfruto con lo que hago. El otro día Maribel Verdú en una entrevista decía “No tengas prisa por llegar porque cuando llegues no va a haber nadie esperándote”. Y es verdad, prefiero no marcarme retos. Intento hacer mi trabajo lo mejor posible, disfrutar con lo que hago.

¿Cómo es Martiño Rivas?
Soy una persona bipolar. Cuando las cosas van bien me pongo muy eufórico y cuando van mal pierdo un poco los nervios. Y cuando un equipo de 70 personas depende de ti no te puedes permitir perder los nervios o dejar de saber dónde estás y cual es tu labor. Tienes que ser un catalizador para todo el equipo.

¿Cuando te cogieron para ‘El internado’, cómo recibieron en casa la noticia?
Muy bien, me apoyan. Siempre me han insistido mucho con acabar la carrera. Será muy difícil que este año me licencie, pero mientras esté currando y sea feliz estarán contentos.

Read Full Post »